SUMAPAZ

El Parque Natural Sumapaz, se encuentra en la porción más ancha de la cordillera Oriental, el parque asciende desde las selvas del piedemonte llanero hasta el Cerro Nevado, un súper páramo que se cubre de nieve después de esporádicas nevadas.

Sumapaz es uno de los principales ecosistemas de páramos que existen en el país, su innegable importancia radica no solo en su atractivo paisajístico, sino porque además éste es uno de los pocos espacios en donde habitan especies únicas de flora y fauna, que por las condiciones del clima tan solo viven a estas alturas. Aquí se encuentra la mayor reserva biótica en los Andes Colombianos y es una de las mayores reservas hídricas de la patria.
  • Localización

En jurisdicción del Distrito Capital y los municipios de Cabrera, Gutiérrez, Arbeláez, San Bernardo y Pesca, en el departamento de Cundinamarca; Acacías, Guamal y San Luis de Cubaral en el Meta y Colombia en el Huila.

  • Poblaciones cercanas

Usme, Nazareth, San Juan de Sumapaz, Bogotá.

  • Área

154.000 hectáreas.

  • Temperatura

Varía entre 19°C a 1.500 m s.n.m. y 2°C a 4.300 metros de altura.

  • Meses secos

Enero tanto en el norte y como en el páramo de la vertiente oriental.

  • Meses lluviosos

Noviembre en el norte; junio, julio y agosto en el páramo de la vertiente oriental.

  • Precipitación promédio

1.248 mm anuales hacia la laguna de Chisacá en el norte; de 1.300 a 2.400 mm en el páramo de la vertiente oriental hasta los 3.500 m y de 800 a 1.000 mm en las cimas; y entre 3.500 y 4.000 mm en la vertiente oriental.

  • Vías de acceso

Desde Bogotá por la carretera que pasa por Usme, siguiendo la vía a Nazareth y San Juan de Sumapaz se recorre parte del norte del parque. Desde la Laguna Cajones se puede tomar un desvío hacia el sur hasta el Pantano Andabobos.

Desde la estación meteorológica La Torquita puede tomarse un camino que conduce al área de la laguna de la Guitarra y el Cerro Nevado.

  • Características generales

El Parque se ubica en la Cordillera Oriental, en donde la actividad glacial del periodo pleistoceno fue determinante para diseñar el paisaje: una planicie ondulada, decorada con numerosos lagos y una diversidad biológica única. El Parque Sumapaz protege el páramo más grande del mundo, del cual recibe su nombre. Al llegar al Parque se puede disfrutar de caminatas dirigidas por los senderos de Anda bobos, Chisacá, La Media Naranja, lo mismo que recorrido por diferentes lagunas, como la Negra y la de Chisacá, donde se puede apreciar la magnificencia del paisaje y su oferta natural. Se destacan especies de flora como el frailejón, el Chusque; así como especies de fauna endémicas de la región como el curí, el cóndor y el águila real, los dos más grandes representantes de la avifauna de Sumapaz.

Además Sumapaz es un recodo de vida pues por ser un ecosistema tan particular cuenta con innumerables fuentes de agua, fuentes que nacen incluso bajo los pies de los visitantes pues la riqueza del páramo es también subterránea. Una de los mayores intereses del área es justamente su uso como recurso hídrico, de esta forma se asegura una constante presión sobre su potencial, y por ende ha sido declarado desde 1977 como Parque Nacional Natural.

Restos encontrados en el sector evidencian una posible ocupación indígena hace cientos de años. Las culturas Muisca y Guape habitaron esta región, y muy cerca al área del Parque se encontró la balsa de oro de la cultura Muisca "el dorado", hoy expuesta en el museo del oro del Banco de la República.

  • Flora y fauna

Pese a la presión de la agricultura y la ganadería sobre los bosques y páramos de la región, la fauna del Parque aún presenta especies muy representativas. Entre ellas se destacan el venado blanco, la danta de páramo, el tigrillo y el puma, además de muchas especies de ranas, reptiles y aves.

Hay dos tipos de vegetación que dominan el paisaje del páramo presente en el Parque Nacional Natural Sumapaz: los pajonales y los frailejonales. Los pajonales están compuestos por gramíneas de hasta 40 - 50 cm de alto que corresponden principalmente carrizo o paja de páramo. Los frailejonales están dominados por diferentes especies del género Espeletia.

  • Infraestructura

En la actualidad no existe infraestructura para alojamiento.

  • Recomendaciones

Actualmente, el desarrollo de actividades asociadas al turismo que no corresponden al concepto real de Ecoturismo, están afectando suelos, vegetación y fauna, en una porción de la ‘fábrica de agua’ más grande del mundo que abastece a más de 15 millones de personas en los departamentos de Huila, Meta y Cundinamarca.

Empresas y personas inescrupulosas que no cuentan con la autorización, están promoviendo por redes sociales venta de paquetes turísticos para ir a este páramo, generando un aumento descontrolado de visitantes que está impactando a las diferentes especies de animales y plantas, algunas de ellas endémicas y de muy lento crecimiento, imprescindibles para el perfecto equilibrio y funcionamiento de este ecosistema.

Así mismo, las actividades no controladas de turismo, están poniendo en peligro la vida de los visitantes, ya que, por el conflicto armado que vivió este importante corredor geográfico, aún existen zonas con minas antipersonales, por lo que actualmente se avanza en un proceso para el desminado humanitario en el contexto del proceso de PAZ.

Por todo lo anterior, Parques Nacionales Naturales de Colombia, Las Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible y las administraciones municipales con jurisdicción en el Páramo de Sumapaz, las Gobernaciones de Cundinamarca, Huila y Meta y otras entidades públicas y privadas, hacemos un llamado a la comunidad para que se abstengan de hacer parte de estas actividades que ponen en riesgo la estabilidad y preservación del ecosistema, así como la integridad de los visitantes.

ANTES QUE SEA TARDE

¡Un problema que nos afecta a todos!

¡NO MÁS OSOS DE ANTEOJOS ASESINADOS!

El problema ambiental no es una cuestión de interés sino de cultura. Muy tristes e indignados nos encontramos ante semejante bajeza... y la ley colombiana inexistente, ineficiente e indiferente ante nuestros recursos naturales... ¿Hasta cuándo? hasta que ya no quede nada que conservar abriremos los ojos!

#conservemosnuestrososos